Luego de que el presidente vetará la Ley 3 de 3 y que fue regresada al Congreso de la Unión par procesarlas observaciones hechas por el jefe del ejecutivo, empresarios demandaron un Estado de Derecho en donde se aplique la ley sin pretextos ni discrecionalidad, ya que el desarrollo económico, político y social de un país depende de la capacidad de su estado para garantizar un clima de negocios seguro.

Así lo manifestó Juan Pablo Castañon, presidente del Consejo Coordinador Empresarial, dijo que se tienen que aprobar acciones que abatan la incidencia de actos de corrupción y abusos, y sobre todo, la impunidad con que se cometen, esa dijo, es la “prueba de fuego” de la reforma anticorrupción.

“Necesitamos un Estado y una sociedad decididos a que efectivamente impere la ley, sin pretextos ni discrecionalidad. Esto significa que no puede justificarse ni permitirse el que se violenten los derechos de terceros, como arma de negociación política o con cualquier otro fin -legítimo o no- como hoy ocurre en relación con el conflicto magisterial en el sur del país”.
El líder de los empresarios a nivel nacional, agregó que como nación, no podemos consentir el que ningún servidor público, del nivel que sea, pretenda esquivar responsabilidades mediante argucias, imposiciones o simulaciones con las que sólo se busque protección y reproducir la impunidad.

Por ultimo admitió que el desafío de consolidar el estado de derecho democrático en México es un camino en el que queda un muy largo trecho por recorrer, con grandes resistencias y obstáculos por superar. “Tener las leyes y las instituciones idóneas para ello, es sólo el comienzo, el inicio; se requiere de voluntad política y social para hacer que funcionen, en consenso, para que rindan frutos”.