Debido a que México es uno de los países que padece las consecuencias del tráfico ilícito de las más de nueve mil armerías que se encuentran en Estados Unidos, para la actual administración es prioritario cerrar el paso a quienes se dedican a esto, aseguró la canciller Claudia Ruiz Massieu.

Durante su participación en la ceremonia de inauguración de la Segunda Conferencia de los Estados Parte del Tratado sobre el Comercio de Armas de las Naciones Unidas, en Ginebra, Suiza, donde hizo un llamado al Congreso de los Estados Unidos para que instaure de nuevo la restricción a la venta de armas de alto poder en ese país, que tanto daño han hecho en ambos lados de la frontera.

AUDIO “En el rastreo que hacemos de las armas en México, encontramos que más del 70% estuvieron relacionadas con un comprador o distribuidor en Estados Unidos”