Por cada litro de gasolina los mexicanos pagamos 6.50 pesos por concepto de impuestos, por lo que es necesario que el gobierno federal revise el tema y ponga una tasa razonable de 4 pesos.

José Ángel García Elizondo, presidente de la Organización Nacional de Expendedores de Petróleo (Onexpo) indicó que si bien con la puesta en marcha de la reforma Energética se busca que los consumidores paguen menos por el combustible, es urgente que las autoridades revisen este tema, pues de no hacerlo el precio al consumidor sí se elevaría, ya que se tendrían que dar los productos por arriba de los 16 pesos por litro para hacerlo rentable.

En conferencia, el líder de los distribuidores de combustibles, también aclaró que una baja en el precio de las gasolinas y el diésel no se podrá dar de la noche a la mañana, toda vez que los combustibles dependen en gran medida del precio del petróleo que se fija a nivel internacional.