Las mentiras y los mitos en cuestión de sexo pueden ocasionar enfermedades de transmisión sexual o embarazos no deseados.

El investigador de la UNAM, Julián Alcalá, asegura que el desconocimiento se da en sociedades represoras.

Alcalá pertenece a la Facultad de Medicina de la UNAM, y explica que las sociedades represoras impiden que se dé información objetiva, científica y humana, basada en hechos, esto en el marco del Día Mundial de la Salud Sexual, que se festejó este fin de semana.

Concluye el especialista universitario que la sexualidad en la sociedad mexicana está rodeada de mentiras y falsedades que impiden vivirla a plenitud.

Algunos mitos que se conservan a nivel popular son:

  • Se dice que es mejor usar dos condones. No es así porque con dos condones, aumenta la posibilidad de que se rompan.
  • El pene más largo proporciona más placer. Falso
  • Algunas vaginas muerden. Falso
  • Las mujeres con busto o trasero más grande son más fogosas. Falso
  • Se dice que a las mujeres con menopausia se les acabó la vida sexual. Falso
  • Con menstruación, embarazadas o amamantando, las mujeres no puedan tener relaciones sexuales porque causan impotencia en los hombres. Falso
  • Se dice que lavarse después del coito evita el embarazo, y que también lo impide sacar el pene antes de eyacular. Falso (Hay líquidos previos a la eyaculación que tienen la capacidad de fecundar)
  • Se evita el embarazo teniendo relaciones sexuales en la alberca o en la regadera. Falso
  • La masturbación en los hombres quita la salud. Falso
  • Las mujeres no se masturban. Falso
  • Las lesbianas lo son por falta de sexo con un buen amante macho, y los homosexuales tienen esa orientación por estar enfermos. Falso
  • El sexo anal es de homosexuales. Falso

Asegura Julián Alcalá, que es falso que los celos sean el reflejo del amor, es decir; “Si me cela es porque me quiere”.