El aumento de esperanza de viada de los mexicanos, significa también que crece la demanda de donación de órganos, cultura que no hay en México.

El jefe del Departamento de Cirugía de la Facultad de Medicina de la UNAM, Rubén Argüero Sánchez, asegura que por una persona con muerte cerebral, se puede ayudar a por lo menos 8 personas y que aproximadamente 20 mil pacientes en México esperan un trasplante de órgano.

Argüero Sánchez realizó, hace 28 años, el primer trasplante de corazón exitoso en el país.

Y es que se trata de una cadena evolutiva lógica, porque ese aumento en cuanto a la esperanza de vida, implica que se dan con más frecuencia las llamadas enfermedades crónico-degenerativas.

El especialista puso como ejemplo que hay diabéticos que viven más años, pero se daña su riñón, una córnea o las coronarias, y requieren de un trasplante.

Este 26 de septiembre se conmemora el Día Nacional de Donación y Trasplante de Órganos y Tejidos.