Con la promesa de curar torceduras, algunos vendedores ambulantes en la línea dos del metro venden una pomada con el nombre “Mariguanol”, en diez pesos

“para los dolores musculares, trae mariguana y árnica, mariguana y árnica. ¿por qué se llama mariguanol? Le ponen extracto de mariguana, a mí me dijo él, me dijo que no le ponen en si los ingredientes que trae mariguana, porque los meten a la cárcel, pero que sí tienen las ramitas y todo eso, las ponen a remojar”

La pomada es rosa, tiene la leyenda: este producto no es medicamento y en los ingredientes no se menciona cannabis, para cualquier dolor muscular, es recomendable siempre acudir al médico y no autorecetarse.