Alrededor de 400 mil nacimientos al año en México, se dan entren menores de edad.

Esto lo informó Carlos Welti, del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM.

De acuerdo con el especialista,  esta situación marca sus vidas en muchos sentidos, porque en un alto número de casos, esos embarazos son producto de violaciones que se dan en los entornos más cercanos de las mujeres, además es importante la cantidad de madres que son abandonadas lo que implica una doble labor, la de mamá y la de proveedora, inyectando así presión adicional.

“Poco menos del 20 % de los nacimientos que suceden cada año en éste país provienen de madres adolescentes, cuando menos 400 mil nacimientos al año”, dice Carlos Welti.

 

La fecundidad adolescente generalmente se asociaba a grupos en condiciones socioeconómicas desventajosas, explica Carlos Welti, pero en áreas urbanas este fenómeno va en aumento incluso en mujeres que tienen estudios hasta de nivel medio superior y esto se debe a la falta de oportunidades que ellas vislumbran porque se dan cuenta que estudiar o terminar una carrera no les garantiza el reconocimiento social través de un trabajo acorde con sus aspiraciones.

Por su parte la investigadora Angelina Rivera, de la Escuela Nacional de Enfermería y Obstetricia, explicó que las mujeres que se embarazan antes de los 16 años, tienen una probabilidad de morir cuatro veces mayor que quienes lo hacen después de los 20.