Un final lleno de alegría tuvo la historia de Matías, el niño que lloró desconsoladamente porque su paleta payaso tenía la carita triste.

Y es que luego de que en las redes sociales se viralizara el video del afligido pequeño porque la golosina tenía la boca de gomita al revés, la empresa que la elabora emprendió la búsqueda y localización del menor.

De tal forma, Matías recibió una visita muy especial en su domicilio ubicado en Guaymas, Sonora, pues hasta allá llegó un grupo de doctores de la risa, quienes lo hicieron olvidar la mala experiencia y también le entregaron una caja de paletas payaso.

Destacar que el producto promociona, con el hashtag #ContagiaSonrisas, a Risaterapia, una institución sin fines de lucro que se dedica a visitar enfermos terminales y hacerlos reír. Y aunque el caso de Matías no concordaba con lo que la empresa quiere proyectar, sí buscó al niño para hacerlo feliz.