Circula en redes sociales un video en el que se ve a unos niños oaxaqueños practicando un juego en el que simulan ser policías antimotines y manifestantes.

La crítica social ante este video no se ha hecho esperar.