Las personas que padecen enfermedades de los ojos como miopía, astigmatismo u otra deben evitar el uso de lentes pregraduados porque puede resultar contraproducente, informó el oftalmólogo general de la Unidad Médica de Alta Especialidad del Instituto Mexicano del Seguro Social en Hermosillo, Alejandro Vargas Luna.

Apuntó que los lentes pregraduados, que se venden en diversos comercios, suelen ser de utilidad para quienes sufren de “vista cansada”, no para quienes padecen algún otro mal.

Subrayó que después de los 60 años de edad es cuando, por lo regular, se mantiene una misma graduación, pero cuando no se ha detectado ninguna patología lo mejor es acudir con un especialista en salud visual.

Recomendó acudir con el especialista, quien determinará la graduación y el tratamiento que necesitan los ojos.