Los que menos tienen son los que pagan más el costo del problemas de las drogas, advirtió Antonio Mazzitelli, representante en México de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito.

“Esto en términos de desempleo, esto en términos de oportunidades, esto en términos de marginalización. Los que están ya en el límete de la marginalización son aún más marginados.”

El representante del organismo internacional aseguró que a pesar de la tendencia creciente en la producción de estupefacientes, su consumo no es el generador de violencia, sino la corrupción.

“La violencia, al contrario, es generada por la corrupción, falta de implementación del estado de derecho y acelerada por políticas crimínales que solo ponen gasolina al fuego que ya está prendido.”

Por último, hizo un llamado a trabajar en la prevención. Y es que tan sólo en 2015, 207 mil personas en el mundo murieron por sobredosis.