La Suprema Corte de Justicia de la Nación, negó un amparo a la CNTE.

La Primera Sala del máximo tribunal del país, resolvió no amparar a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, quienes argumentaban que con la evaluación y probable separación del encargo de los maestros al no presentarse a los exámenes o no acreditarlos,  se invadía funciones de la Secretaría de la Función Pública.

Los ministros votaron a favor del proyecto de su colega Arturo Saldívar, quien proponía negar el amparo, sin embargo dos de ellos votaron en contra pero no por diferencias con el mismo proyecto, sino porque consideran que el tema debía ser discutido en la Segunda Sala.

De esta manera los integrantes de la Primera Sala, decidieron no otorgar el amparo y regresar el asunto al tribunal colegiado porque el incumplimiento de las condiciones de permanencia en el empleo, como la acreditación de evaluaciones, da lugar a una consecuencia jurídica consistente en la terminación del nombramiento y la separación del Servicio Profesional Docente.

Dicha consecuencia, pese a su naturaleza adversa, no constituye una sanción, pues no deriva del reproche de una infracción administrativa que dé lugar a una responsabilidad o que genere otro tipo de consecuencias más allá de la separación en el cargo.

Por esta razón se negó el amparo, toda vez que, al no tratarse de una sanción administrativa, no existe invasión de competencias entre las dependencias de la administración pública que ejercen funciones de contraloría y las autoridades educativas.

Cuando la administración advierte que quien desempeña el servicio público ya no reúne las condiciones que se exigen, cuenta con la atribución de retirar dicho nombramiento, siempre que ello se haga mediante un procedimiento regido por el pleno respeto de los derechos fundamentales que asisten al gobernado.