Del 1 al 8 de julio la PROFEPA ha inspeccionado 50 verificentros en las entidades que conforman la megalópolis, encontrando irregularidades en 28 de estos y suspendiendo un total de 126 líneas de medición de emisiones por no cumplir con las disposiciones que establece la nueva norma emergente en materia de verificación.

A través de un comunicado se detalla que la suspensión de las líneas de medición se ha hecho sólo para las pruebas con rodillos que se utilizan para vehículos año modelo 2005 y anteriores, mismos que representan un tercio del parque vehicular de la Megalópolis, y que no ha afectado la capacidad de los verificentros visitados para continuar operando las pruebas con el Sistema de Diagnóstico a Bordo que se utiliza para más del 60% de los vehículos particulares existentes.

Y señala que aquellos verificentros que se encuentran cerrados es por decisión propia a fin de dar  actualización a sus sistemas de medición.