Durante el Primer Operativo Carretero Nacional de este año la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente aseguró 46 toneladas de residuos peligrosos (escoria de cobre, residuos biológicos infecciosos y lubricantes usados), por lo que instauró 7 procedimientos administrativos por el manejo inadecuado de dichos desechos contaminantes.

A través de un comunicado se detalla que durante el operativo, se inspeccionaron un total de 5,649 unidades de transporte y contenedores, así como 35,767 toneladas de diversas mercancías, encontrándose el manejo inadecuado de 46 toneladas de residuos peligrosos.

El operativo se realizó los días 25 y 26 de febrero y se colocaron 76 puntos carreteros en todo el país, con cobertura aproximada de 7,300 kilómetros, donde se vigilaron además 24 aduanas: 14 fronterizas, 3 interiores y 7 marítimas.

La mayor irregularidad fue detectada en la aduana marítima de Pichilingue, en el estado de Baja California Sur, donde se transportaban 28 toneladas de escoria de cobre sin que la empresa transportista contará con la autorización correspondiente emitida por la SEMARNAT, por ello se procedió al levantamiento del acta correspondiente y al aseguramiento de la mercancía.