La euforia de un futbolista lo dejó en evidencia y seguramente cometió uno de los peores errores de su vida.

Mohamed Anas, un futbolista de la liga sudafricana, que había conseguido evitar la derrota de su equipo al marcar dos goles, además ganó el premio al mejor jugador del partido. Lo divertido fue cuando lo entrevistaron, ya que al dedicar su premio, afirmó: “Se lo dedico a mi mujer y a mi novia…quiero decir, a mi mujer. Lo siento, a mi mujer. ¡Te quiero mucho!”.