Para tener una mejor Ciudad se requiere de voluntad política para establecer estrategias que no resuelvan lo inmediato sino a largo plazo ya que a decir de René Drucker, secretario de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Ciudad de México, la ciencia es la gran herramienta que puede contribuir a dar soluciones de fondo a los problemas que aquejan a esta gran urbe

Al presentar el libro “La Ciudad de México en el siglo XXI. Realidades y Retos”, editado por Porrúa, en el Museo del Risco, en San Ángel, destacó que “se requiere de lo que genéricamente se puede llamar una voluntad política para que las acciones que lleve a cabo la clase política termine por generar una calidad de vida para la población en general, y no que genere una mejor calidad de vida para un pequeño grupo de intereses particulares”.

En este libro en el que participaron 92 investigadores y especialistas se reúne una obra que incluye una amplia gama de aspectos que van desde el medio geofísico como la estructura urbana y los riesgos a causa del evidente deterioro ambiental; la cobertura y el acceso a los servicios así como los procesos socio-demográficos, como el envejecimiento de la población.

De esta manera, el libro busca constituir una base científica para la reflexión y la planeación urbanística, como de consulta en general y como visión actual de la dinámica metropolitana, con la finalidad de identificar los avances, problemas y acciones que se requieren para corregir y encauzar los efectos negativos del crecimiento del esta gran Ciudad de México.