Cada mexicano produce entre 7 y 9 kilogramos de basura electrónica anualmente.

De acuerdo con especialistas de la UNAM, entre los desperdicios más comunes están los microcircuitos de las tarjetas madre (equipos de computadoras), monitores viejos, pilas y otros que contienen cromo, plomo y cadmio, que pueden contaminar los mantos friáticos y diferentes hábitats.

Heberto Ferreira, académico del Instituto de investigaciones en Ecosistemas y Sustentabilidad de la UNAM, dice que:

“Es un equipo que si nosotros lo apiláramos en algún lugar podríamos llenar una plancha del Zócalo capitalino no si seguimos en esa acumulación de equipo electrónico podríamos llenar un estadio Azteca cada dos años”

Lo más recomendado dijo, es no tirar este tipo de materiales a la basura si no esperar los reciclatrones o  reciclones, que generalmente organizan gobiernos de diversos niveles.

Las cantidades de desechos electrónicos en México convierten a este país en el tercer tirador de este tipo de desperdicios por persona en la médica, sólo después de los Estados Unidos y Canadá.

De acuerdo con el investigador, se estima que en 2015 se habrían tirado aproximadamente unas 900 mil toneladas de equipo.