Kate del Castillo reapareció en Los Ángeles, California, pero al ser cuestionada por la entrevista con “El Chapo” Guzmán, la actriz prefirió no hablar.

De acuerdo al portal de internet TMZ, la actriz asistió a un restaurante de comida mexicana, llamado Coyote. Estaba acompañada por su amiga Jillian Barberie, conductora del “talk show” KABC.

Cuando Kate entró al lugar, fue interrogada por algunos reporteros si consideraba que la entrevista de Sean Penn fue un fracaso. Quien respondió a las preguntas fue Jillian, pues Kate permaneció en silencio y sólo sonrió cuando le preguntaron si pensaba ir a México pronto.

Recordemos que la PGR citó a declarar a del Castillo, pero tendría la opción de rendir sus declaraciones en el consulado mexicano en Estados Unidos.

Para 88.9 Panorama Informativo, Lalo González.