Si México no crece a tasas de más del 5 por ciento anual, el país está condenado a un gran fracaso y una enorme frustración, sobre todo, en sus jóvenes, quienes al sentirse vulnerables y con una gran desesperanza del futuro son más susceptibles de caer en las drogas.

En la firma de un convenio con los Centros de Integración Juvenil para implementar el Programa de Bienestar Emocional y Desarrollo Humano en el Trabajo, con el fin de prevenir y combatir las adicciones en el ámbito laboral, el secretario del trabajo, Alfonso Navarrete Prida, dijo que para satisfacer la demanda de trabajo de los 800 mil jóvenes que lo requieren en este momento, el país tendría que crecer 4 por ciento anual.

“Ya que 800 mil jóvenes equivale a que el país tuviera que crecer 4 por ciento anual, y si en los últimos 20 años su promedio ha sido de 2 por ciento, lo que esta significando es que se están dejando fuera muchos mexicanos sin un empleo digno y decente con prestaciones, seguridad social y posibilidades de desarrollo, y estamos teniendo una juventud frustrada, y eso es lo peor que les puede pasar a un país”. Por ello, destacó se trabaja en las reformas estructurales para cambiar esta realidad.

Por ello, alerto que “si no cambiamos y hacemos que este país crezca en término económicos, el país está condenado a un gran fracaso y una enorme frustración”.

Es así que “si no vemos como crece vigorosamente durante muchos años a tasas del 5 por ciento o más, el país terminará siendo un país más desigual y con una juventud frustrada como la tenemos en muchos aspectos. Y una población vulnerable sino tiene una expectativa de trabajo, de futuro, y es muy fácil que cayendo en la desesperanza, sea susceptible de arroparse bajo los flagelos que es el fenómeno de las drogas”, enfatizó Navarrete Prida.