Ciudad de México. Datos revelados por la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012 indican que de los casi 40 millones de niños mexicanos, más de 5 millones presentaron talla baja.

En conferencia, el endocrinólogo Arturo Ayala Estrada, dijo que un aumento de menos de 5 centímetros en un año y que use ropa y calzado que no corresponden a su edad, son señales de las cuales deben estar atentos los padres de familia, porque puede deberse a una mala alimentación del menor o mal dormir. Incluso, dijo que tener baja talla también podría deberse en parte al nivel socioeconómico del infante.

Aseguró que tener talla baja puede generar inseguridad en el niño e incluso hacerlo vulnerable al acoso escolar y el bullying. «Una talla baja puede provocar inseguridad. Si uno llega a un lugar donde la mayoría son altos, tienes que echar mano de tu fortaleza para salir adelante», destacó.

Ayala Estrada dijo que actualmente la media nacional de estatura para hombres es de 1.67 metros, y para las mujeres, 1.57 metros.

CK