Éste miércoles el papa Francisco visitará Ciudad Juárez, Chihuahua.

Uno de los lugares donde estará es la ex feria, ubicada en Costa Rica y Honorable Colegio Militar.

Entre los invitados para escuchar la misa que encabezará el papa están personas que han sido víctimas de la violencia.

Luz María Dávila García, es una mujer que perdió a sus dos hijos, Marcos y José, de 19 y 16 años porque hace 6 años estaban en una reunión y un grupo de personas armadas aparentemente los confundió y les disparó para quitarles la vida igual que a varios jóvenes más. Esto sucedió en la colonia Villas de Salvárcar, de Ciudad Juárez, Chihuahua.

A 6 años de los hechos, doña Luz, fue invitada a asistir a la misa que oficiará el papa.

Ahora es una víctima de la violencia que se ha vivido en esta entidad. Cuando a esta mujer se le pregunta qué espera de la visita del Sumo Pontífice, ésta es su respuesta:

“Esperamos recibir mi esposo y yo su bendición y paz y fortaleza para seguir adelante, no, no hemos encontrado paz porque ya son seis años lo de mis hijos”.

A ella y a varias personas más las citaron a las 7 de la mañana para llevarlos al lugar donde se llevará a cabo la misa, es a un costado del Río Bravo, ese espacio que divide a los Estados Unidos y a México pero que de Río sólo lleva el nombre porque en ese tramo no lleva agua.

Se espera que la misa inicie a las 4 de la tarde, tiempo local para concluir poco antes de las 7 de la noche para después trasladarse al Aeropuerto de Ciudad Juárez y volar a Roma.