La Virgen de Guadalupe invita a cada persona para que sea su embajador dando de comer al hambriento, de beber al sediento, da lugar al necesitado, viste al desnudo y visita al enfermo

“consolar tantas lágrimas, levanta santuarios compartiendo la alegría que no estamos solos. Socorre al que está enfermo. Socorre al que está preso, no lo dejes solo, perdona al que te lastimó, consuela al que está triste, ten paciencia con los demás y especialmente vive y ruega”

Fue el mensaje del Papa Francisco, durante la misa en Basílica de Guadalupe
image