A pesar de que en el mundo el fenómeno conocido como Síndrome de Estocolmo es común, en México no hay registros de ésta actitud.

El investigador de la Facultad de Psicología de la UNAM Alfredo Guerrero, dice que en el país desde 2006 han ocurrido cerca de 25 mil casos de secuestros y desapariciones, pero no hay datos de cuántos presentan esa reacción psicológica.

Alfredo Guerrero, recuerda que en agosto de 1973, en Suecia se detectó por primera vez un caso en que las víctimas simpatizaron de alguna manera con su agresor.

El psiquiatra Nils Bejerot, asesor de la policía sueca durante el asalto, acuñó el término de síndrome de Estocolmo para referirse a la reacción fraternal de secuestrados o violadas ante su transgresor.

En Estados Unidos tres de cada 10 secuestros derivan en ese estado.