AUDIO “Estuvo fabuloso, no importa que hayamos pasado, sol, calor, no importa, 18 horas de viaje, valió la pena, pues si fue difícil aguantar el calor pero valió la pena, llegamos desde las 7 de la mañana, la fe que traíamos nos daba fuerza”

Esta es la sensación con la que miles de personas se quedaron tras la visita del Papa Francisco a Chiapas, donde se dieron cita familias y feligreses provenientes de diversas partes de la República Mexicana e incluso de países vecinos para poder estar cerca de Su Santidad.

Y es que a pesar de que algunos estaban ya esperándolo desde las 7 de la mañana, el intenso calor y las horas de espera, no hicieron que desistieran en lograr su objetivo que era verlo, escuchar su mensaje y recibir su bendición.