Para reforzar las medidas preventivas y de promoción de la salud en la población escolar, las Secretarías de Educación Pública y de Salud han acordado organizar filtros escolares al ingreso a los planteles con el propósito de detectar alumnos que presenten fiebre y síntomas de enfermedad respiratoria, con el objeto de canalizarlos a su domicilio para que reciban la atención médica procedente.

El director del plantel será el responsable de la organización del filtro escolar que, junto a la detección de alumnos con fiebre y problemas respiratorios, deberá incluir el reforzamiento de las medidas de higiene y saneamiento en el plantel, al igual que la difusión de mensajes de promoción de la salud.

Reiterar a los padres de familia las recomendaciones siguientes:

Llevar a sus hijos enfermos a consulta y evitar la automedicación.

Evitar que los niños enfermos asistan a lugares concurridos y que se expongan a cambios bruscos de temperatura.

Fortalecer la alimentación de sus hijos con frutas y verduras y asegurar que ingieran líquidos de forma conveniente.

No exponer a los niños al humo del cigarro y tomar medidas para procurar que no se contagien otros miembros de la familia.

Hasta el momento no se justifica la suspensión de actividades en las escuelas.

Las Secretarías de Educación Pública y de Salud, reiteran su compromiso en favor de la salud de la población escolar y mantendrán una estrecha coordinación para poner en práctica las acciones necesarias.