La Reforma Educativa rompio las cadenas que secuestraban a los profesores por parte de cúpulas sindicales y los orientaban a objetivos políticos

“pasar de un sistema clientelar y corporativo a un sistema de derechos y obligaciones, transparente, orientado al mérito, que rompe con privilegios, genera resitencia, que todos conocemos particularmente en algunas regiones del país, en beneficio de la gran mayoría de los maestros que ya no quere estar secuetrado por organizaciones o cupulas sindicales que intentan llevarlos a objetivos políticos y no educativos”

Así lo dijo, Aurelio Nuño, secretario de Educación Pública