Se les acabó la nieve en la Marquesa, pero sigue habiendo quesadillas…

Se les terminó la nieve en la Marquesa…

A pesar de lo anterior el ánimo para los pocos visitantes a este lugar entre semana no decayó.

 

La marquesa 1

 

El arribo a la Marquesa se dio poco después de las 6 de la mañana, no se veía nada por la oscuridad en la carretera libre México-  Toluca. Los señalamientos son escasos y la iluminación poca.

 

 

En la entrada a la Marquesa, antes de amanecer, sólo se observa a las personas que apresuradas salen de casa para ir al trabajo o a la escuela, algunos se dirigen a la Ciudad de México, otros a Ocoyoacac, algunos más a Lerma, pero todos con gruesas chamarras que no siempre son suficientes para protegerlos del frío que se siente.

 

A pesar de que a media semana cayó nieve en este centro de entretenimiento, ésta ya se había derretido, lo que había era una llovizna, suficiente para mantener la carretera majada y resbalosa.

La marquesa 2

 

La ruta era la que condujera a la parte más alta para ver si el hielo se mantenía, pero la búsqueda no tuvo éxito, unos kilómetros delante de la marquesa lo único que había era neblina.

Al regreso, cuando ya el recorrido ameritaba un café, resulta que los negocios de la zona seguían cerrados.

la marquesa 4Fue hasta las 8 de la mañana cuando empezó la vida con los comerciantes de la Marquesa. Los clientes eran pocos y por eso es mejor, dicen los vendedores, atenderlos. Nada comparado con la mañana del miércoles, cuando por la nieve, decenas de curiosos llegaron buscando un rato de diversión, para lo cual crearon figuras de nieve. Después de la diversión los restaurantes que se encuentran en ésta parte del  Estado de México, lucían llenos, por eso los trabajadores de esos negocios no se quejaban, sin embargo con el paso de las horas la nieve fue desapareciendo y ya para la mañana del jueves no quedaba nada, sólo unos cuantos extraviados que buscaban un café, algún lugar cálido y que amaneciera para continuar su camino hacia… Quien sabe… no lo mencionaron.