La urticaria acuagénica es una enfermedad que en la actualidad afecta a unos 230 millones de personas.

Rachel Warwick, es un caso de ellos.

Y aunque el agua es de vitalidad para cualquier humano, a ella podría causarle la muerte.

Esta enfermedad no es exactamente una alergia, pues el
cuerpo contiene agua naturalmencomezonte; sin embargo, ya sea natural o destilada, fría o caliente, irrita la piel en cuanto se entre en contacto con la misma.

Los antihistamínicos son el único medicamento que le reduce el dolor, ya que aún no hay tratamiento.

Tomar leche la mantiene viva, ya que provoca menor alteración.

Piel rojiza y una línea de doloroso salpullido son los efectos que produce el agua en las personas que padecen urticaria acuagénica. Tanto las lágrimas como el sudor pueden causar la misma reacción.