En la Unidad Habitacional San Rafael en Coacalco, Estado de México, los problemas de inseguridad van en aumento.

El extremo de lo que viven los habitantes de esa zona, se dio el 14 de enero, cuando aparentemente y de acuerdo con los vecinos, un grupo de desconocidos ingresó por la noche a la escuela Secundaria Técnica, número 161, Víctor Bravo Ahuja e incendió dos aulas, una donde daban clases de Educación Física y la otra donde daban clases de Computación.

Ese día para amanecer 15 de enero, los bomberos lograron controlar el incendio pero no hubo personas detenidas.

Las autoridades municipales iniciaron gestión apenas el primero de enero de este año (2016).

En la puerta principal de la escuela secundaria se observa un un letrero donde piden a los Padres de familia de los estudiantes una cooperación para la contratación de un vigilante.

piden cooperacion para vigilancia

Uno de los Padres de familia que leían ese letrero, dijo que les están solicitando diez pesos por alumno por semana, y que en un principio estuvo de acuerdo pero después haciendo cuentas observó que se trata de mucho dinero.

Los vecinos que viven frente a la secundaria dicen que en los últimos meses ha habido homicidios, asaltos, y que no es la primera vez que ingresan a robar a ese escuela.

Se tocó en varias ocasiones la puerta para ver si abría algún conserje o encargado de la seguridad, pero no hubo respuesta, y en efecto, una de las estudiantes del plantel informó que ese es el problema, que nadie cuida y confirmó que en varias ocasiones han entrado a robar, en la más reciente se llevaron equipo de cómputo.

En cuanto a las autoridades de la escuela, los padres de familia dijeron que apenas el ciclo escolar pasado se fue el director que había, ahora hay una directora que llegó a enfrentarse a la inseguridad.

Por una de las rendijas del muro, se aprecia el salón de clase que se quemó, era de lámina y la estudiante dijo que era donde les daban Educación Física, clase que ahora toman en el patio.

No hay otra entrada a la escuela, ésta se encuentra protegida por una malla ciclónica y luego por una puerta que por ser fin de semana, se encontraba cerrada.

A un costado de la escuela hay un parque en el que hay algunos juegos y cuyos muros están pintados con grafiti, pero aparentemente no hay forma de brincarse al plantel educativo, sólo queda una alternativa, el muro trasero que colinda con unos edificios de color rojo.

Se hizo una visita a los habitantes de esos edificios y dijeron que constantemente un grupo de jóvenes ingresa por las noches a los jardines de los edificios y se brincan la barda que de ese lado es más baja.

barda

No es la primera vez, aseguran; que se meten por estos espacios y que se roban material de la Secundaria Técnica.

En todos los casos, al preguntar por los policías y la vigilancia, los vecinos de la Unidad Habitacional San Rafael de Coacalco, Estado de México, dijeron que algunas veces cuando les requiere, llegan tarde o de plano… no llegan.