Dos madres de familia de Oaxaca cansadas de que maestros de la Sección 22 no trabajen, acudieron a interponer una queja ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, por violación al derecho a la educación y el interés superior de los niños.

Consuelo Mendoza, presidenta de la Unión Nacional de Padres de Familia, quien acompañó a las quejosas, destacó que son muchos los papás inconformes en Oaxaca, sin embargo son pocos los que se atreven a denunciar por temor a represalias.

“Ya basta, la ciudadanía está despertando, Los padres de familia están despertando, y los padres de familia de Oaxaca están cansados, y están dispuestos a hacer lo que sea por el beneficio de la educación para sus hijos”, señaló Consuelo Mendoza.