Proponen restricciones para los aspirantes a ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y en retiro.

En el primer caso de lo que se trata es de que quien sea candidato a ser parte de la Suprema Corte, tenga por  lo menos 5 años de no haber ocupado cargos como secretario de estado, fiscal general de la república, senador, diputado federal, gobernador de algún estado o jefe de gobierno del Distrito Federal.

En el segundo caso el objetivo es que los ministros en retiro queden impedidos de manera definitiva para litigar ante juzgados federales, impedimento que se extiende a los despachos a los que pertenezcan.

La propuesta que fue turnada a comisiones es del senador perredista, Armando Ríos Piter.

Además, plantea ampliar el catálogo de cargos incompatibles y contemplar en éste rubro a Subsecretarios de Estado, al Consejero Jurídico del Gobierno, a los integrantes de la Oficina de la Presidencia de la República, a los magistrados electorales, al Secretario del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, al Secretario Ejecutivo y los Consejeros Electorales del INE, dirigentes de algún partido político o candidato a algún cargo de elección popular.

De acuerdo con el legislador, la Constitución mexicana no blinda a los integrantes de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, de la tentación de utilizar el cargo como trampolín de sus aspiraciones políticas.