Alrededor de 600 productores de soya de Campeche solicitan a los legisladores que se autorice la siembra de semilla genéticamente modificada en la región, ya que señalan ha aumentado la producción con un menor costo, y con ello evitado la deforestación y el uso excesivo de químicos, ante la posibilidad de que la Suprema Corte de Justicia resuelva prohibir la siembra de este producto transgénico

Bruno Demateís, agricultor de soya manifestó su preocupación por dicha decisión, “si la resolución es que ya no podemos sembrar soya transgénica sería muy triste y un daño considerable a Campeche porque nos ha dado una actividad económica rentable, buena con el ambiente, en cambio si sembramos soya convencionales, que vamos a seguir sembrando tendremos le problema de mayor maleza, mayo químico y mayor costo”.

Señaló que en este año se sembraron alrededor de 40 mil hectáreas de soya genéticamente modificada.