Los lugares por donde no pasó el papa en Ecatepec, siguen como siempre, no los limpiaron.

El papa Francisco visitó Ecatepec, en el Estado de México, un lugar que igual que el Río Nilo vio abrirse la luz para que fuera arreglado todo aquel punto por donde pasaría Su Santidad. El resto del municipio sigue igual, como si la mano de Dios no les hubiera llegado, con inseguridad, con lugares grafiteados, con problemas viales y con muchas carencias económicas. Pero el recorrido del papa, lució diferente.

Miles de personas se dieron cita en el Centro Educativo de Ecatepec, donde ofició misa el papa, pero al salir de ese lugar, cuando todo terminó, las cosas regresaron a la normalidad, a lo cotidiano.

Frente al Centro, decenas de personas convirtieron sus casas en “Las Américas”, en un espacio comercial, donde igual se podía comprar comida, que recuerdos de la visita del papa Francisco o el agua fresca de sabores.

image

Pasado el medio día del 14 de febrero, miles de personas comenzaron a desalojar el Centro de Educación y fuera de este recinto, se toparon con el Ecatepec que no cambia, en el que hay personas vendiendo, apartando espacios para venderlos o buscando la manera de sacar un poco de dinero, aprovechando el río de fieles que desalojaron ese lugar.