Luego de los atentados terroristas en Francia, lo peor que podría pasarle a Europa, es un retroceso en sus políticas de apertura de sus fronteras.

Esta es la opinión de José Luis León Manríquez, profesor investigador del departamento de política y cultura de la Universidad Autónoma Metropolitana.

El investigador agrega que salvo en Túnez, en el resto del mundo Árabe, lo que hay son pugnas por el poder entre movimientos del islam religioso, político y radical y el islam moderado.

El especialista en temas internacionales, explica que debido a los atentados del viernes, tomarán mayor fuerza las opiniones en cuanto a que la migración debe ser regulada e incluso de que las fronteras deben cerrarse a las personas provenientes de países musulmanes.

El investigador dice que la respuesta de la comunidad internacional debe orientarse a fomentar procesos de integración educativa y cultural hacia la paz.