Luego de reunirse con el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, la Asociación Nacional de Alcaldes (ANAC), sostuvo es necesario llevar a cabo un debate en el que se incluyan los retos de los municipios en la creación de una Policía Estatal única, sin olvidar las fuertes limitaciones actuales en términos de competencias, de asignación de fondos presupuestales y de centralización de instrumentos operativos. Pero sobre todo, aplicarse el mando único en casos de excepción y no como regla.

Fue así que fijaron cinco puntos:  Que los municipios participen en el diálogo que convoquen el Gobierno federal y el Congreso de la Unión, con la visión de contribuir en la formulación de la reforma del modelo de seguridad pública.

Impulsar el modelo de policías municipales de proximidad, que sean efectivos en la prevención y en la atención de eventos sociales locales.

Proponer que no sean cancelados los recursos presupuestales que se destinan a la seguridad pública preventiva a cargo de los municipios.

Impulsar un plan para identificar a los municipios exitosos en el combate a la inseguridad y promover la reproducción de sus estrategias a nivel nacional bajo un esquema de respaldo institucional, apoyo financiero y acompañamiento operativo.

Definir una estrategia o programa nacional para la protección de Alcaldes y servidores públicos municipales, el cual permita garantizar su integridad física y detenga la mayor pérdida de vidas que sucede en este orden de gobierno.