El Ombudsman nacional, Luis Raúl González Pérez, alertó sobre la persistencia de la tortura en nuestro país, situación que se agrava, dijo, cuando se comete contra mujeres, adolescentes y niñas, utilizando la violencia sexual como un medio para obtener sus fines, llegando a configurar “tortura sexual”.

En el marco del Foro “Hacia la erradicación de la tortura sexual a mujeres: propuestas y perspectivas nacionales e internacionales”, el presidente de la CNDH lamentó que este delito y la impunidad para los responsables sigue siendo un serio problema en México.

En el auditorio del Museo Memoria y Tolerancia, ante organizaciones civiles, académicos, representantes de organismos y expertos en la materia, el Ombudsman nacional señaló que la tortura no se justifica en ningún caso; denunció que las mujeres que sufren tortura sexual padecen muchas veces una revictimización, por lo que es importante que todas las autoridades investigadoras de esos hechos apliquen los protocolos correspondientes con perspectiva de género.

Sostuvo que desde la CNDH se fomenta la cooperación con diversas autoridades integrantes del Estado Mexicano para el fortalecimiento de sus capacidades en materia de prevención, erradicación y sanción de la tortura, hacia cualquier persona.

El funcionario calificó como primordial la sensibilización a los integrantes de las estructuras gubernamentales para generar la cultura de respeto a la integridad de las personas, en particular a las mujeres.

“Desde, sobre todo si se encuentran privadas de la libertad, y ante cualquier indicio atentatorio de los derechos humanos, estará presente”, aseguró.