Loki, así se llama este perro siberiano que cometió la hazaña de comer unos bocadillos crocantes rellenos de marihuana de su dueño.

Como resultado vivió las 20 horas más confusas de su existencia, absolutamente mareado y con imposibilidad no solo de caminar sino de mantener el equilibrio hasta para estar sentado.