De acuerdo a la Alianza Campesina del Noroeste la devaluación del peso frente al dólar cuya paridad se ubica alrededor de los 18.30 pesos por dólar traerá beneficios a productores de maíz y trigo pues estos granos se cotizan en la Bolsa de Chicago en 100 dólares el bushell.

Sin embargo, este beneficio desaparece con las importaciones que hace el gobierno federal de maíz, que también registrará un aumento considerable si anualmente compra alrededor de 10 millones de toneladas de ese grano principalmente a agricultores de Estados Unidos.

Y es que a pesar de que en la última década la producción de los principales granos como maíz, frijol y trigo se ha incrementado en 11 por ciento; la superficie cultivable ha disminuido en 8 por ciento, es decir, se dejó de sembrar un millón 760 mil hectáreas.

Destacó que la tierra cultivable como factor estratégico de producción asciende a alrededor de 26 millones de hectáreas; anualmente se cultivan en promedio 22 millones, de las cuales 26 por ciento cuenta con riego y el 74 por ciento es de temporal.

Con respecto a los insumos agrícolas como son los fertilizantes y las semillas, cuyos precios son en dólares, serán un problema para los costos de producción de los agricultores de estos granos básicos.