Académicos del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM coincidieron que el Papa Francisco llega a un México convulsionado por la violencia y con una amplia representación religiosa, lo que sin duda causa una gran expectativa en los diversos sectores de la sociedad, que advirtieron podría no quedar satisfecha, toda vez que el efecto Francisco ha sido sobredimensionado

La investigadora Marta Eugenia García Ugarte, al participar en la mesa redonda, “El Papa Francisco. Su personalidad, su pensamiento y su visita a México”, destacó que “lo han condicionado tanto que los liberadores sienten que el Papa es liberador porque es más amable, que su presencia y sus discursos van a suscitar cierto malestar. Y entonces el reto es superar, satisfacer las distintas demandas de la gente que piensa que el Papa es liberador, responsable, moderno, comprometido con las causas justas, una serie de cosas que posiblemente no las pueda cumplir”.