La senadora del PAN Mariana Gómez del Campo, presentó una iniciativa de reforma al artículo 93 de la Constitución, para que el Congreso de la Unión pueda llamar a los embajadores y cónsules, cuando se discuta una ley o se estudie un negocio concerniente a sus respectivos ramos o actividades o para que respondan a interpelaciones o preguntas.

Y es que actualmente, sólo se puede llamar a secretarios de Estado, directores y administradores de las entidades paraestatales y titulares de los órganos autónomos. Esto con el propósito de promover una mejor rendición de cuentas, la cual no implica sólo la disponibilidad de información, sino la existencia de actores responsables definidos y procesos institucionalizados para hacer de éste un proceso obligatorio y efectivo.

Además de que permitirá a los legisladores llamarlos a reuniones de trabajo para seguir de cerca su labor, y dar seguimiento a la ratificación, que es atribución sólo del Senado de la República.

La iniciativa de la senadora Gómez del Campo fue remitida a las comisiones unidas de Puntos Constitucionales, Relaciones Exteriores y Estudios Legislativos Segunda.