La construcción del nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, no implicará deuda alguna para el gobierno federal ya que será autofinanciable, aseguró el  secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, quien dijo que en 2020 una vez que entre en operación se eliminará el problema de saturación en las operaciones aeroportuarias

“En los siguientes 100 años el nuevo aeropuerto no tendrá este problema ya que contará con una cantidad que cubrirá la tasa de crecimiento de las operaciones aéreas de 12% anual que ya se registra en el centro del país”

El Nuevo Aeropuerto tendrá una capacidad para atender a más de 60 millones de pasajeros al año capacidad que se podrá extender a 125 millones de pasajeros