Descalifican al país en seguridad, justicia y derechos humanos.

Exceso de policías, falta de jueces, un sistema penitenciario deficiente donde 46% de los presos no tiene sentencia, con rangos muy altos de ejecuciones extrajudiciales sin castigo, así como corrupción, colocan a México entre los cinco países con más alto índice de impunidad, según el estudio que el Índice Global de Impunidad (IGI) dio a conocer a los integrantes de la Segunda Comisión de la Permanente.

Presentado por Antonio Le Clerq Ortega, de la Universidad de las Américas, el IGI analizó 193 países miembros de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), de los cuales sólo 59 fueron comparados por contar con información estadística suficiente y actualizada en materia de seguridad, justicia y derechos humanos.

Entre esos países, México se ubicó como el tercer país de más alto nivel de impunidad, por debajo de Rusia y Colombia, y seguido por Filipinas. A nivel latinoamericano, nuestro país, Colombia, Nicaragua, Honduras y El Salvador son los que registraron los peores niveles.

Le Clerq explicó ante los legisladores presentes que en México hay cuatro jueces por cada 100 mil habitantes, cuando el promedio internacional es de 17 jueces por cada 100 mil habitantes. “Estamos lejos de un escenario ideal”, afirmó.

Los países con menos índices de impunidad cuentan con 45 jueces por cada 100 mil habitantes.

Y México no necesita más policías, ya que estamos por arriba de la media internacional, que es de 332 por cada 100 mil habitantes. En el país hay 355 policías por cada 100 mil habitantes, pero necesitamos “elementos mejor capacitados y con mejores sueldos, además de eliminar los horarios de 24 horas por policía, pues esto los vuelve ineficientes”, afirmó el especialista.