Minutos antes de la toma de Posesión de Enrique Graue, como nuevo Rector de la UNAM para un periodo de cuatro años, ceremonia que se realizó en la Antigua Escuela de Medicina de la UNAM, en el Centro Histórico, un pequeño grupo de inconformes lanzaron consignas, pero no eran más de 15 jóvenes

“no va a soportar la organización política de los estudiantes, la lucha del estudiante ni cesará a su represión vamos ir en contra de todos; un aplauso a todos estos burócratas que nos van a representar a la población que en su mayoría es hijo de obreros, una población que no tiene ni mínima participación en sus la elaboración en sus planes de estudio, ni mínima participación en la elección de sus rectores”