Desde antes de las 6 de la mañana personas llegaron al cruce de Insurgentes y Rio Churubusco para poder ver pasar aunque una fracción de segundos al Papa Francisco.

Personas de la tercera edad, amas de casa que llevaban a sus hijos a la escuela y algunos trabajadores, esperaron pacientemente el paso del convoy que llevo al Vicario de Cristo al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, para trasladarse a Chiapas.
“Estoy en espera que pase el papa, para pedirle por los niños que ya no terminan de estudiar y la salud de todo el mundo… también está semana empiezan los exámenes para pedirle que les ayude a pasar…Vine acompañando a mi mamà.., Vine a ver al papa”.