Ya fue inaugurada la rampa de descenso en el puente vehicular Molinos, que permitirá a los automovilistas bajar sobre Avenida Revolución en dirección al sur, sin detenerse en los semáforos de Avenida Molinos, el Eje 7 Sur y la calle La Castañeda.

 

De acuerdo con la Secretaría de Obras del DF, esta rampa reducirá los tiempos de traslado hasta en 30 minutos en horas pico, al evitarse el paso de cerca de un kilómetro de longitud, donde se ubica la estación del Metro Mixcoac, el mercado del mismo nombre y un paradero de autobuses.

 

La rampa mide 472 metros de longitud y cuenta con dos carriles que permitirán el paso continuo sobre Avenida Revolución, en dirección al sur.

 

En la parte inferior se construyeron 3 mil metros de banquetas, seis rampas para acceso peatonal y ciclistas; se incorporaron mil 876 metros cuadrados de áreas ajardinadas y 18 luminarias.

 

Las dos obras restantes en Circuito Interior corresponden a la construcción de los carriles laterales al cruce con la Calzada de Tlalpan y el desnivel Mixcoac-Insurgentes, los cuales presentan un avance del 56 y 12 por ciento respectivamente.