En la Cámara de Senadores se aprobaron medidas “Antimoches”.

Como parte de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, se aprobaron acciones que tienen como finalidad vigilar que los diputados federales no condicionen los recursos que les solicitan en algunas entidades o municipios, a la entrega de dinero.

Hay una bolsa de 17 mil millones de pesos, de la cual se dispone en San Lázaro y que tienen como destino proyectos de infraestructura que no están contemplados en los esquemas de trabajo que entrega el gobierno federal.

Lo que se aprobó en la Cámara de Senadores es que la Auditoría Superior de la Federación pueda vigilar todo el proceso, es decir, desde la solicitud de capital para alguna obra, hasta el ejercicio de ese dinero, pasando por las gestiones para su aplicación.

El impulsor de la propuesta que fue aprobada en el pleno del senado, es Armando Ríos Piter, senador por Guerrero, quien explicó que de esta manera se podrá evitar que los diputados se pongan de acuerdo con constructoras o que condicionen la entrega de los fondos monetarios que gestionen, a que se les entregue una parte del dinero, lo que antes se denominó “Moches”.

También se aprobó que se entreguen más recursos económicos a la Auditoría Superior de la Federación, para que desarrolle su trabajo, porque además deberá entregar informes del ejercicio de cada peso que gestionen los diputados y esos informes deberán ser enviados a la Cámara de Diputados y a la Senadores.

Finalmente se aprobó que en los reportes que genera trimestralmente la Secretaría de Hacienda, se incluya información de cada uno de los proyectos de infraestructura, de manera que se pueda vigilar el ejercicio de los montos asignados.