El Frente Nacional de Productores y Consumidores de Leche urgió al gobierno federal a dejar de importar el lácteo en polvo ahora que, sin precedente alguno, el peso se ha devaluado frente al dólar en más de un 35 por ciento, lo que encarece las compras de este producto al extranjero, cuando bien se puede fortalecer a los pequeños y medianos ganaderos del país, señaló Álvaro González Muñoz, presidente del organismo.

Por ello, urgió a fortalecer a LICONSA para que incremente la compra del producto nacional y mejore el precio que paga a más de 145 mil lecheros.

En este sentido, aseguró que el caso de LICONSA es grave, a causa de que no cuenta con el presupuesto suficiente para comprar leche a productores nacionales al grado de que se ha colocado al borde de la quiebra a más de 11 mil, bajo el argumento que hay recursos sólo para comprar 600 millones de litros al año cuando en 2015 fue histórico con la adquisición de 870 millones.

Álvaro González aseguró que con esta política de importaciones de leche se coloca en riesgo de desaparecer a los 149 mil productores que aún hay en el país, debido a que por la compra de leche en polvo no se les puede integrar a la cadena de valor.

El dirigente criticó el que la agroindustria alimentaria asentada en el país opere sólo para obtener grandes utilidades en perjuicio del consumidor; lo peor es que basa su crecimiento en la importación de productos falsos que nada contienen de leche ya que se trata de fórmulas químicas que dañan a la salud.