Si bien en la Ciudad de México se han rescatado cerca de mil mujeres que aún no adoptan los convenios internacionales firmados por México para combatir este delito, no cuentan con programas de atención, ni mucho menos fiscalías especializadas como lo marca la Ley General para Prevenir, Sancionar y Erradicar los delitos en materia de trata de personas.

En conferencia de prensa, Rosi Orozco, presidenta de la Comisión Unidos contra la Trata, explicó que “hay estados que siguen tolerando los giros negros, donde se discrimina al ser humano y se utiliza como objeto de diversión, esos estados que permiten esas prácticas están fomentando que sigan desapareciendo mujeres”.

Destacó que Campeche, Tabasco y Querétaro no han respondido a la solicitud de organizaciones civiles en torno al cumplimiento de protocolos de atención a las víctimas de trata, toda vez que diariamente desaparecen 300 mujeres.

Mujeres y niñas que son utilizadas, muchas de ellas, por la delincuencia organizada para transportar droga o en la trata de personas.