En China un grupo de activistas llevó a cabo un experimento social, simulando el secuestro de un niño en plena calle.

La reacción de la gente es de asombro, ya que no reaccionan para ayudar al pequeño, incluso se muestran ajenos a lo sucedido.

El video pretende concienciar a la sociedad china para que se muestre menos indiferente en situaciones donde la gente necesite ayuda.