La Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC), anunció que en 2016 fortalecerá las acciones preventivas en centros laborales, para ayudar a disminuir los índices de consumo de alcohol y drogas, y ofrecer alternativas de tratamientos a sus agremiados.

 El secretario general de la CROC, Isaías González, explicó que para detectar los problemas que padecen los trabajadores afiliados a su central obrera se realizarán encuestas para tener un diagnóstico sobre la incidencia del consumo de sustancias adictivas, que permita dimensionar el problema y así aplicar estrategias para enfrentar estos padecimientos.

Y es que en los sectores restaurantero, transportista y en la industria de la transformación, es donde se ha detectado el mayor número de trabajadores con problemas de adicción por su constante contacto con solventes, químicos y tinturas.

Señaló que va a multiplicar los foros y talleres sobre prevención de adicciones en todas las sedes de la CROC y establecerán convenios con centros de rehabilitación para que reciban un tratamiento profesional y se respeten sus derechos humanos y laborales.

Asimismo, reconoció que el consumo excesivo de bebidas alcohólicas y otras sustancias no sólo ocasiona muertes prematuras, discapacidad a causa de accidentes, estrés, violencia laboral y padecimientos como la cirrosis hepática, sino que afecta la productividad, calidad y competitividad empresarial.